Asociados, Convivencia extranjera, Diferencias Culturales, La habitación, Seguridad en la casa
Comments 3

La llave de tu corazón, digo de la habitación

Vamos a hacer un ejercicio de imaginación: vos ya no sos anfitrión o anfitriona, sino que ahora sos un huésped, que viaja a otra ciudad u otro país, y estás planeando tu viaje. 

¿Qué es lo primero que tenés que definir?

Exacto: dónde vas a vivir. 

Buscando en internet, o hablando con amigos, te encontrás con la alternativa de alquilar una habitación en una casa de familia. 

Lo mismo le pasa a todos los chicos y chicas cuando empiezan la búsqueda. Algunos ya conocían esta modalidad, pero lo cierto es que para la mayoría, es algo nuevo. 

Y ante lo nuevo, surgen siempre dudas y miedos

¿Sabés cuál es el más común de todos?

Si van a tener privacidad. 

En este miedo se suman muchos factores: no entienden mucho la modalidad, imaginan que vivir en una casa de familia es estar rodeados de 5 hijos, 4 perros, 3 gatos y un loro, y por último, que lamentablemente, en este rubro, hay mucha estafa.

Muchos tienen amigos, o amigos de amigos, que han pasado por estas experiencias traumáticas, en las que les venden por internet habitaciones privadas y cuando llegan se encuentran que en vez de una cama, hay 6. Y terminan durmiendo abrazados a sus cosas, por el miedo a que les roben sus pertenencias. 

Nosotras desde la empresa, los acompañamos, asesoramos, entendemos sus miedos y los ayudamos a decidir. 

Últimamente, hay algo que viene apareciendo con mucha frecuencia: muchos nos consultan si la habitación tiene llave. 

En orden a estas fantasías, que la habitación tenga llave, les da una tranquilidad mental, la sensación de que tienen ese espacio, su lugar en el mundo, donde sus cosas están cuidadas, seguras y a salvo

Volvé a ponerte en su lugar: no te conocen, no conocen la ciudad, no conocen la modalidad, han escuchado historias nefastas, y sus bienes, son sus únicas pertenencias en un lugar en el que son extranjeros. 

Es comprensible que la llave en la habitación les permita, por un rato, sentir esa paz, de que esas 4 paredes bajo llave, son su territorio privado y exclusivo

A medida que te conozcan, y se conozcan, seguramente la llave ya no la sienta tan necesaria. 

Pero esto nos lleva a pensar, que much@s de ustedes, no tienen llave en las habitaciones que alquilan, porque lógicamente nunca la tuvieron.

Ahora la pregunta que sigue es esta: ¿estás dispuest@ a invertir en ponerle llave a la puerta de la habitación que alquilás si eso suma un valor agregado a tu espacio?

3 Comments

  1. Sí, tengo llave de la puerta de la habitación y del placard. Hasta ahora he podido llegar al acuerdo de que no dejen cerrada la puerta, sí la del placard. Esto se debe a que a veces he debido buscar algo en el otro placard que no les ofrezco a ellos y además por un tema de luz que entra por la ventana al pasillo . Pero si la reclaman no tengo problemas en admitir que se vayan y dejen la puerta cerrada. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s