Convivencia extranjera
Dejar un comentario

Cecilia, una anfitriona muy “mamá”

Hace poco hicimos en nuestro facebook un listado de “tipos de anfitrionas” y entre ellas estaba la
“mamá postiza”, esa que te cuida, te previene y te hace recomendaciones. Cecilia es una de
ellas, por eso nos encanta su historia y te la compartimos acá:
“Cuando desmantelé el consultorio de mi marido me quedó un espacio grande vacío en casa. Mi
hijo me dijo ‘mamá, por qué no pensás en tener algunos huéspedes y aprovechar la habitación’.
Me llevó casi 1 año y medio o dos decidir qué hacer, no fue fácil recuperarme anímicamente, pero
un día googleando apareció Spare Rooms Buenos Aires y me pareció que podía servirme. Llamé y
les pregunté cómo funcionaba.

Desde entonces recibí a 5 huéspedes, todas muy amables. Sobre todo recuerdo a Reeta, la primera, una chica de Finlandia súper agradable que llegó en 2016, vino por 5 meses, y se quedó 2 meses más. Se volvió a su país pero regresó porque se había enamorado de Diego, un chico que conoció paseando y que justo vivía a 3 cuadras de casa. Cuando se fue, alquiló con él un departamento en San Telmo. Reeta era hermosa, y le interesaba mucho saber mi opinión, por eso me preguntaba todo el tiempo qué me parecía Diego. Cada tanto íbamos a tomar algo, yo le daba recomendaciones sobre cómo salir acá, y cómo tener cuidado. Porque, aunque ella se había independizado desde muy chica, le interesaba conocer las costumbres nuestras.

Estaba tan feliz con su novio argentino que a cada rato me venía a decir “I’m so happy”. Y hasta viajó con él para allá, para presentárselo a su familia. Además, vivir con ella me permitió también repasar un poco de mi inglés.

Luego vino Carolina, otra chica joven ecuatoriana que ni bien llegó se enfermó, tenía mucha fiebre, y estuve en contacto por teléfono con la madre, para que se quedara tranquila de que la estaba cuidando. Carolina también se enamoró acá y ahora vive en pareja con un santafecino. Hace poco vino al país su mamá y pasó a saludarme y agradecerme por haber cuidado a su hija. 

La tercera huésped fue Carmen, una mujer un poco más grande que estaba muy cómoda viviendo acá porque estaba enfrente de su iglesia, a 2 cuadras del gimnasio y a metros del subte que la llevaba a su universidad. Tenía todo lo que necesitaba.

A mí me gustan mucho, sobre todo, los huéspedes que vienen a estudiar. Porque tienen sus tiempos de estudios y nos organizamos muy bien. Yo tengo mi vida propia, me desenvuelvo, voy al teatro, al cine, salgo con amigas. Soy muy independiente, pero me gusta tener huéspedes porque me siento acompañada y es una experiencia linda, nunca sentí que invadieran mi intimidad.

Por eso también se lo recomendé a una compañera de yoga, yo siempre tuve buena gente, espero que a todos les resulte también.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s