Mes: noviembre 2016

Fin de año, tiempo de reflexión

Llega fin de año y todos hacemos un balance, vemos qué hicimos este año, cómo nos fue personalmente, familiarmente y por supuesto económicamente. Como ya sabemos, este fue un año de cambios económicos y hubo algunos aumentos: que si, que no, que aumenta, que vuelve a cero, el 100%, el 200%, los topes, en fin un lío! Ya hablamos hasta el cansancio si los aumentos de  tarifas deben trasladarse directamente a los alquileres de las habitaciones y la respuesta es que no. Las razones son varias pero principalmente el concepto de que el alquiler de habitaciones no tiene que ser un salvavidas de los gastos del hogar sino una ayuda si el fin último es exclusivamente económico. Por eso, hablando en voz alta se me ocurrió contarles algo que es una especie de mantra en la hotelería: “La habitación que no se alquila se pierde, no se recupera” El alquiler de habitaciones es un servicio, por lo tanto no se puede guardar  para ofrecerla más adelante. Parece simple y comprensible pero el impacto es tan  …

¿Damos el servicio que cobramos?

Los invito a reflexionar sobre esto ¿Realmente es equitativo lo que cobramos por lo que ofrecemos? Tanto huésped como anfitrión deberían ser limpios educados y sobre todo honestos. Si el huésped no tiene acceso a toda la casa, sino puede cocinar en la cocina, si no tiene llave de su habitación, si no tiene un buen colchón no va a querer seguir pagando y se irá de nuestra habitación. Abrir las puertas de nuestra casa implica que vamos  estar conviviendo con una persona extraña por un tiempo estipulado según contrato. Hay varios motivos por los cuales un asociado quiere alquilar su habitación: Por motivos financieros, para solventar gastos, por intercambio cultural, para mantenerse activos o para intercambiar idiomas. Lo que recibimos tiene que estar balanceado por lo que ofrecemos.  Porque así es en este negocio. Porque sino, los huéspedes se van, cambian de casa y lo peor de todo  evalúan nuestras habitaciones con bajas calificaciones.

El Wi-Fi no es un amenity

Últimamente esta palabra está muy de moda pero no muchos saben lo que significa. Amenity significa “comodidades”. Y comodidades nos trae aparejado la palabra confort.   En cuento a nuestro negocio se remite, confort es todo lo que nosotros ofrecemos en nuestra casa: una buena cama con un buen colchón,  un placard espacioso, aire acondicionado, Tv con cable, etc. Y el wi-fi, ¿lo es? La respuesta es NO.  El servicio de wi-fi hoy por hoy es más importante que el agua. Hay una generación, particularmente coincidente con nuestro target de huéspedes, que nació con internet . No le es común la pregunta  “¿hay wi-fi?”  Sino “¿cuál es la contraseña?”. Sepamos entonces que no es un amenity, es un servicio obligatorio en todas las casas al menos para nosotros que le abrimos las puertas a nuestros huéspedes hiper conectados. María Florencia Salomón