Convivencia extranjera
Dejar un comentario

Una buena anécdota

Ana alquila una habitación en su casa de Caballito.

Nos escribió estas líneas muy simpáticas!!

En mi casa se alojaron un joven de San Pablo (Brasil) y una joven de Génova (Italia); ambos por tres meses. Ambos con nombres inspirados en la música. Vinicius (no hace falta explicar a quién admiraba su padre); y Lara (nombre que sus padres eligieron por el tema musical que acompañó a una película muy famosa que yo disfruté también en su tiempo: Los girasoles de Rusia).

Las experiencias fueron más que gratificantes.

En el caso del varón, lo invité a comer con nosotros un par de veces (incluí a mis hijos, quienes no viven conmigo, pero que tienen la edad del huésped).

Muy conversador él y muy preparado para sus escasos 30 y pico de años. Amante de la música. Aprendió español escuchando tangos de la misma manera que mis hijos enriquecen su inglés con lo que escuchan.

Sus sobremesas eran “larga duración”, pero levantarlo a la mañana siguiente no era tarea fácil. A veces lo llamaban sus padres desde Brasil y yo sufría pensando todo lo que estaban incrementando la cuenta de teléfono mientras yo intentaba despertar al hijo dormilón.

La mañana que tomaba su avión de regreso a su tierra se fue sorbiendo dos tragos de café que le preparé y le puse un alfajor en el bolsillo mientras el chofer del remis ponía cara de sorpresa ante su cliente despeinado, abotonando su camisa y agradeciéndome que lo sacara de la cama, en un portuñol tan gracioso como su aspecto.

En cuanto a la joven italiana, muy cuidadosa de su figura, pues vino a Argentina a perfeccionar su técnica de danzas árabes.

Hablaba bastante bien español. Preguntaba mucho y a mí me encanta hacer de maestra ciruela explicando giros idiomáticos o expresiones que un extranjero no entiende.
Muchas veces son ellos quienes nos dan la pauta de lo extraño que suena una expresión que nosotros usamos con naturalidad.

Todavía nos escribimos con Lara

Una anécdota pequeñita pero linda: Lara pasó su cumpleaños alojada en mi casa. Y yo le regalé una toallita a la que le bordé su inicial con una puntilla (suelo hacer esas manualidades para mis amigas). Se conmovió muchísimo por el gesto y aún hoy, cuando me escribe, me recuerda que – gracias a mi modesto regalito – sintió que había algún afecto cercano el día de su cumpleaños.

Podría seguir con muchas otras cosas, pero no quiero abusar.
Espero les sirva esto.

Y espero haya ocasión para muchas otras experiencias.

Un abrazo grande

Ana

Si queres alquilar una habitacion en tu casa llena este formulario
http://spareroomsba.com/esp/alquila-habitacion-libre.php

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s