Mes: marzo 2011

Un pequeño detalle hace MUCHA diferencia

Esta semana una asociada (la gente que tiene las habitaciones y las alquila) me contaba que cuando llegó su nueva huésped (una guatemalteca muy simpática) la invitó a almorzar en su casa con toda su familia. Eso un lindo detalle. Me acuerdo una vez que estaba en un hotel y cuando llegué a la noche de dormir, había un bomboncito sobre mi almohada, eso fue algo lindo que todavía recuerdo. No estamos obligados a darles de comer a nuestros extranjeros, pero de vez en cuando esos detalles son importantes para ellos. Algunos asociados los invitan a cenar los primeros días para que se vayan integrando, otros los sacan a pasear por el barrio para que vayan conociendo el lugar, y están aquellos que los invitan a reuniones familiares o salidas de amigos. En el contrato no dice que tenemos que ser amigos de nuestros inquilinos, pero a veces son lindos esos detalles.  Yo creo que alguien que está fuera de su país, de sus costumbres, valora muchos esos pequeños gestos.   Espero que este consejo …